Asistente Virtual, una de las profesiones con más futuro.

Quizás has oído hablar de esta profesión, aunque si buscas en Google lo más fácil es que te aparezca el típico asistente virtual como Alexa o Siri, pero no… esto va mucho más allá.

Hablamos de una profesión que aunque nos parezca nueva comenzó en 1992 y fue gracias a Anastacia Brice, emprendedora de éxito por la que vio la luz.

Pero, ¿qué te parece si iniciamos el post empezando por la definición?

¿Qué es?

Así podrás estar cuando trabajes de asistente virtual.

Ser asistente virtual es ser un profesional que ofrece servicios administrativos de forma remota a través de medios digitales. Estos medios pueden ser correo electrónico, chat en línea, videoconferencias, teléfono y aplicaciones en la nube.

Los asistentes virtuales trabajan de manera independiente o como parte de una empresa que brinde estos servicios a otras empresas, es decir por cuenta propia o por cuenta ajena.

Un asistente virtual puede realizar múltiples funciones, como gestionar el correo electrónico y agenda de un cliente, administrar redes sociales, llevar la facturación y conciliación bancaria, atención al cliente… En resumen, son servicios similares a un administrativo pero utilizando herramientas y tecnología digital para realizar sus tareas.

Ahora que ya sabes en qué consiste esta profesión, hablemos de los beneficios que encontrarás si decides descubrir esta maravillosa profesión en ti misma/o.

Beneficios de ser un buen Asistente Virtual:

  • Flexibilidad laboral: Una de las mayores ventajas laborales que ofrece. Como asistente virtual puedes trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento que desees, por supuesto cumpliendo con las responsabilidades contratadas y entregando a tiempo los trabajos.
  • Menos estrés: En este trabajo no tienes que preocuparte por los desplazamientos diarios al trabajo ni sufrir atascos o accidentes, por no hablar del gasto en combustible, tampoco tienes que pensar en la ropa que ponerte. Puedes concentrarte únicamente en el trabajo y realizarlo cómodamente desde tu casa.

  • Variedad de tareas: Cómo ya comenté al principio de este post, un asistente virtual tiene actividades diversas, por lo que es muy difícil que te aburras y además siempre tendrás la oportunidad de aprender nuevas aplicaciones y habilidades para desarrollar tu carrera.
  • Trabajar con clientes internacionales: No estás limitado a trabajar localmente, puedes trabajar con clientes de todo el mundo esto te aportará experiencias y conocimientos de otras culturas, algo muy enriquecedor ¿no crees?. Estos contactos puede ser muy útil y beneficioso para ti y tu carrera a largo plazo.
  • Ingresos potenciales: Como asistente virtual, puedes trabajar con varios clientes a la vez, esto aumentará tus ingresos considerablemente si lo comparas con un trabajo tradicional, si lo haces por cuenta propia además puedes establecer tus tarifas e ir aumentándolas a medida que vayas adquiriendo más experiencia.

Ya sabes mucho más, estoy segura de que te está llamando mucho la atención como para no quedarte y leer la siguiente parte, unos consejos prácticos por si deseas iniciarte, vamos allá.

Consejos:

  • Sé organizada/o: Esta es la clave para ser un buen asistente virtual, debes ser capaz de optimizar tu tiempo de manera efectiva para cumplir con todos los trabajos en el plazo establecido por el cliente. Puedes utilizar diversas herramientas digitales como Google Calendar o Trello (hay muchas) y así te asegurarás de no olvidarte nada.
  • Comunícate sin miedo: Esto es esencial en este trabajo, hay que entender a la perfección a los clientes, sus dolores, sus deseos y sus necesidades para poder llegar a transmitir sus ideas de manera clara y efectiva, evitando así malos entendidos.
  • No te olvides de la flexibilidad: En este caso  hablaríamos de la clave para trabajar de asistente virtual ya que en ocasiones deberás adaptarte a imprevistos y situaciones nuevas de tus clientes, a veces puede significar trabajar fuera de tu horario previamente establecido, bien es cierto que esto no suele ser lo habitual.
  • Nunca dejes de aprender: Este trabajo implica el uso de muchas herramientas digitales, es importante reciclarse y aprender para fomentar estas habilidades tecnológicas, pero no tengas miedo la mayoría son muy intuitivas.
  • Invierte en ti: Este consejo viene muy unido al anterior, habrá aplicaciones o programas más complejos, no temas invertir dinero en formarte, te dará alas y seguridad, además de conocimientos por supuesto.
  • Relaciónate: Deberás tener tu propia red de contactos, es vital en cualquier profesión y ser asistente virtual no es la excepción. Conecta con otros profesionales de tu sector por redes sociales, foros o Networking tanto online como presenciales, esto te ayudará incluso a poder con el tiempo escalar tu negocio de una u otra manera.

Espero que te haya servido de ayuda este post si estás pensando en convertirte en un gran profesional de la asistencia virtual.

Si te ha gustado, por favor déjame tu comentario en la cajita que verás más abajo y visita a AITED pinchando en este enlace https://somosaited.org/ donde podrás formarte con su Programa Superior de Asistencia Virtual de la mano de los mejores.

¡Nos vemos pronto!.

Sandra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *